Los buenos datos del turismo chino en Europa

Más del autor
Comparte este artículo en RRSS
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
I

Introducción

El sector del turismo es uno de los más potentes a la hora de hablar de economía. A día de hoy, hay más de 25 millones de europeos que se dedican profesionalmente al turismo y no es de extrañar, puesto que se estima que contribuye alrededor del 10% del Producto Interior Bruto (“PIB”) de la Unión Europea. Muchas Pequeñas y Medianas Empresas (“PYMEs”) que operan en el sector turístico europeo, encuentran en él, acceso a nuevos mercados, oportunidades de negocio realmente interesantes, y una demanda que no muestra signos de desaceleración a la hora de hablar del futuro próximo. En este contexto, China se ha convertido en poco tiempo en una potencia mundial a la hora de hablar de viajes de ida.

II

Llegada masiva de turistas

Una de las mejores maneras de fomentar el crecimiento y promocionar un turismo más sostenible, es atraer a los turistas chinos más allá de las vacaciones de los meses de verano a ciudades europeas que no son tan frecuentadas ni están tan masificadas. En 2018, asistimos a un año en el que hubo más visitas que nunca de ultramar a Europa. Las buenas cifras que se obtuvieron durante ese año tuvieron que ver en gran parte con el turismo procedente de China.

Lo cierto es, que a pesar de que el turismo implica múltiples beneficios económicos, puede ocurrir que en según que destinos populares de Europa, como Venecia o Ámsterdam, el boom del turismo no siempre sea bien recibido. En el caso de la capital holandesa, nos encontramos ante hechos como pueden ser, haber introducido algunas políticas como la eliminación del letrero “I Amsterdam” para así reducir la aglomeración de personas fuera de la galería de arte principal de Amsterdam. Asimismo, se prevé que en 2020 entre en vigor una prohibición relativa a las visitas al distrito de la luz roja de esta ciudad.

El hecho de intentar que los turistas visiten otros lugares menos populares de Europa cobra sentido no solo a nivel económico, sino también para la obtención de beneficios por parte de distintos puntos conflictivos que persiguen hacer frente a un número masivo de turistas.

III

¿Cómo animar a los turistas chinos a visitar Europa?

Los expertos en turismo chino, no dudan en afirmar que a los visitantes de este país asiático les atraen las buenas conexiones aéreas procedimientos de vida sencillos. Por otro lado, no hay que descuidar la seguridad y la actitud acogedora en el momento en que los chinos pisan suelo europeo. 

Además de ello, el potencial de crecimiento se basa en que un número importante de turistas chinos recorren todo el mundo y con ello, han desarrollado una gran afición por viajar. Sin duda, el Año Turístico UE-China (“ECTY”) ha sido de gran importancia para captar la atención sobre Europa y para incluir al continente como un destino idóneo para los viajes fuera de temporada. El Año Turístico UE-China presentaba una serie de objetivos, entre los que se encontraban: promover el conocimiento de destinos que tengan menos prestigio reconocido pero que son igualmente interesantes; mejorar las experiencias de viaje y turismo de los usuarios; promover y facilitar la cooperación económica; y finalmente, facilitar el crecimiento de las conexiones aéreas. Hay que tener en cuenta que en China las vacaciones son en torno al 1 de octubre y durante los meses de enero y febrero, por lo que no corresponden con la temporada alta de verano en Europa.

IV

Unas medidas destinadas a prolongar la estancia de los turistas chinos

Las medidas que se han implementado persiguen además otro objetivo fundamental: prolongar el tiempo que los turistas chinos dedican a estar en Europa. En el continente asiático se tiene la percepción de que se puede visitar Europa en pocos días. Gracias al hecho de que se promocionen nuevos destinos, se conseguirá que los turistas se queden más tiempo y repartan su presencia por todo el territorio, de forma que no encontremos colapsadas las ciudades más populares. 

Además, esto permitirá que  puedan descubrir distintas facetas del turismo, al existir una extensa variedad de actividades para hacer. Todo ello conseguirá que comprendan la cultura, la economía, la sociedad o la vida intelectual que ofrece el continente Europeo. Por si fuera poco, inevitablemente, también favorecerá a los negocios turísticos y de servicios puesto que permitirán la creación de nuevas vías para promover oportunidades de negocio, lo que se verá repercutido directamente en las economías familiares de aquellos que trabajan en los sectores relacionados. 

No obstante, para lograr lo anterior, será primordial el apoyo a los negocios e iniciativas turísticas y la formación para que puedan prosperar y ofrecer un servicio actualizado, mejorado y a la altura de lo que los turistas chinos esperan.

Síguenos en

Linkedin

Síguenos en

Linkedin

¿Quieres estar al día de las últimas noticias del derecho internacional privado? Síguenos en Linkedin.