La inversión China en España y viceversa

Factores que hacen ambos destinos recíprocamente atractivos

Más del autor
Comparte este artículo en RRSS
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
I

Introducción

España se encuentra en la 17º posición entre los 50 países más globalizados del mundo, por ello no es sorprendente, que muchos países se sientan atraídos por muchas de sus cualidades. China, por supuesto, no iba a ser menos, y también se ha unido y de forma potencial a los países que ponen el ojo en España, e invierten cantidades importantes de dinero. Se contemplan varios elementos en la toma de decisiones para elegir un país donde invertir. En líneas generales, la inversión en España se vio incrementada en un 4.2% en 2018, llegando al 13.1% entre enero y julio de 2019. Los beneficios son compartidos. Para China, es satisfactorio porque se encuentra entre los principales intereses comerciales de España, permitiéndole acceder a otros mercados, y para España, porque estar entre las prioridades del mercado del gigante asiático es un privilegio económico muy interesante para su futuro.

II

Los alicientes para invertir

Entre los factores que convierten a España en una atracción para Asia en general, y China en particular, encontramos diferentes cualidades, de distintos ámbitos. En primer lugar, España tiene un tamaño de mercado interior y exterior que ha ido creciendo considerablemente en las últimas décadas y más especialmente en años recientes; superando incluso crisis económicas.

Como veníamos diciendo con anterioridad, la inversión de países terceros (incluida China), ha provocado el ingreso de un capital extranjero de dimensiones considerables, teniendo un impacto muy favorable sobre el crecimiento de la economía española. A la hora de tomar una decisión tan importante para una empresa como es, dónde establecerse, el tamaño y la solidez del mercado serán los que marquen la diferencia frente a los demás. Un mercado que se mantiene durante el transcurso del tiempo demuestra gran capacidad de recuperación y adaptación, y estos son indudablemente, factores que deben tenerse en cuenta. España ha logrado situarse en cabeza frente a los demás países europeos, y en cuarta posición en la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (‘OCDE’), con una estimación de crecimiento hasta 2025, superior a los demás según el Centro de Desarrollo Internacional de Harvard.

Por otro lado, un factor que seguro es valorado positivamente por China, es el acceso a diferentes mercados a través del Español, en especial a América Latina, Norte de África y Oriente Medio. Poder acceder a otros mercados repercute a España en que es el primer beneficiado, al atraer la presencia de los países que pretenden expandirse, siendo el primer destinatario de la inversión. Asimismo, y vinculado a lo anterior, es vital hacer referencia a lo sugerente de que también otros países inviertan en España al mismo tiempo que lo hace China, facilitándole las relaciones y él acceso a éstos. Según la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo (UNCTAD), España recibió 198.015 millones de dólares entre 2009 y 2016, superior a la de otros países de la OCDE y la Unión Europea. España cuenta con 12.338 filiales de empresas multinacionales, que repercuten en la creación de 1.38 millones de puestos de trabajo. China, específicamente ha contribuido a la creación de hasta 15.000 puestos de trabajo en el año 2016, siendo Cataluña la más beneficiada con entre 3000 y 4000 empleados. El alto grado de estabilidad económica y sociopolítica en España, además de su ubicación geoestratégica, influyen a la hora de recibir inversión extranjera y de estar en el punto de mira, especialmente para Asia.

Finalmente, en España se cuenta con un idioma que ocupa el segundo puesto de lenguas nativas más habladas, concretamente por 436 millones de personas; y también el segundo idioma más hablado por número de habitantes. Como país desde el que se importan y sobre todo se exportan bienes y servicios, China es conocedora de lo fundamental del idioma, y por ello, ha implementado en sus escuelas el español cómo idioma optativo. Es por esto también, que el crecimiento de la inversión china en España se encuentra en auge y si todo sigue cómo se prevé, continuará siendo así en el futuro.

III

La creciente y exitosa relación bilateral

Como consecuenciade todos los elementos que reúne España que fomentan la relación bilateral con China, se han podido ver resultados favorables para ambos. Mientras China apuesta por España, su inversión en otros países con conflictos en curso, como Estados Unidos, disminuye. El gigante asiático ocupa el puesto 7 de países que invierten en España, y se muestra imparable para escalar posiciones. Sus principales inversiones se centran en los sectores de materias primas, productos industriales y bienes de equipo, ocupando el 81.84% en 2017, de acuerdo con el China Commerce Yearbook 2018. Principalmente, la inversión directa de China en España se encuentra en los sectores de las actividades sanitarias y los de construcción de edificios. En cambio, en cuanto a la inversión directa de España en China, se presenta fundamentalmente en los servicios financieros, exceptuando los seguros y fondos de pensión.

También es conveniente destacar que la presencia de China en España se da de distintas formas. Principalmente, se encuentra concentrada en las comunidades de Asturias, Cataluña y Madrid, y se centra en la adquisición de empresas europeas que contaban con filiales ya fuera de forma indirecta, mediante países de tránsito como Hong Kong, o directa de empresas españolas. Son ejemplos de importantes inversiones en España, la adquisición de grupos de grandes dimensiones ahora capitaneados por nacionales chinos, como COSCO SHIPPING Ports (Spain) Terminals, centrado en la actividad portuaria y de operador logístico en la carga y descarga de contenedores, es un operador portuario líder en España con dos terminales marítimas en Valencia (CSP Iberian Valencia Terminal, CSPV) y Bilbao (CSP Iberian Bilbao Terminal, CSPB) y dos intermodales en Zaragoza (CSP Iberian Rail Zaragoza Terminal, CSPZ) y Madrid (Conte-Rail). También COSCO SHIPPING LINES SPAIN, dedicado al transporte marítimo, multimodal y por tierra. O, en otro sector muy diferente, el de distribución alimenticia, GM Food Ibérica (del grupo chino Bright Food), empresa líder de la Distribución Mayorista en España y que cuenta con 94 años de historia.

IV

Conclusiones

China y España dominan la estrategia y así lo aseguran los resultados que han obtenido recientemente. Fomentando sus relaciones y abriéndose mutuamente los mercados, han logrado cumplir con sus objetivos: minimizar distancias y crecer como destinos recíprocos de inversiones.

En Lleytons conocemos las necesidades de las empresas exportadoras, y la experiencia adquirida nos permite asesorarlas para facilitar el camino hacia su expansión. Trabajamos directamente en China para proporcionar el apoyo que puedan requerir nuestros clientes españoles y chinos, y también en España para apoyar a los inversores chinos que quieren establecerse o consolidarse en el mercado español, latinoamericano o el Magreb.

Síguenos en

Linkedin

Síguenos en

Linkedin

¿Quieres estar al día de las últimas noticias del derecho internacional privado? Síguenos en Linkedin.