China reactiva su economía y evita la caída durante el mes de marzo

Más del autor
Comparte este artículo en RRSS
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
I

Introducción

La crisis sanitaria del coronavirus continúa estando de actualidad en el continente europeo y americano. Países como Estados Unidos, España, Italia, Francia o Alemania, están sufriendo los efectos del virus que ha dejado más de 3.000 muertos en China y más de 80.000 infectados en el país asiático. Por suerte, la situación está controlada en China y ahora las miradas recaen en los lugares mencionados. El COVID-19 conlleva no solo una crisis sanitaria notable, sino que también ha afectado gravemente a la economía. A pesar de ello, en China han conseguido frenar la caída económica del mes de marzo, aunque aún es pronto para que siga su curso con normalidad.

II

Las firmas industriales en Qian’an continúan funcionando

La preocupación actual de los líderes chinos se centra en el hecho de que Pekín vigile el número de camiones que entra y sale de sitios como Qian’an cuando antes era que el crecimiento económico descendiese por debajo del 6%. Qian’an cuenta con las mayores fábricas de Tangshan, que se encarga de producir hasta el 10% del acero de todo el país y supone una pieza fundamental en el mercado global del metal.

Las razones que explican que en Qian’an únicamente entren y salgan camiones, se basan en dos situaciones. La primera de ellas se basa en que las fábricas si aumentasen su producción en el momento en que se rebajen las medidas extremas, podría causar un rebote durante el segundo trimestre del año. El otro de los escenarios se centra en que los esfuerzos que está llevando a cabo el Gobierno por reactivar la normalidad en este lugar, podría aumentar las infecciones y supondría unas medidas de contención más severas y consecuencias económicos más graves. Actualmente, las firmas industriales siguen funcionando, pero no con una producción normal como antes.

III

La actividad de las empresas chinas rebotó en marzo

Han pasado más de dos meses desde que China cerrase la región de Hubei e implantase medidas en todo el país para frenar la propagación del virus. Todo ello ha tenido consecuencias positivas y desde el pasado 18 de marzo, Wuhan no ha registrado contagios locales. Por ese motivo, China levantó el 25 de marzo las restricciones en Hubei y se prevé que esta semana se haga lo propio en Wuhan.

El Ejecutivo impuso medidas durante estos meses para limitar los efectos económicos del COVID-19 y se orientaron a tres objetivos. El primero de ellos fue dar apoyo a las empresas para evitar impagos y limitar la inestabilidad del sistema financiero. El segundo se centró en compensar las pérdidas de ingresos de compañías y hogares y el último, estimular la actividad económica para así conseguir una recuperación más rápida.

La economía china durante el mes de marzo se caracterizó por el hecho de que se ha conseguido frenar la caída con un Índice PMI que se situó en 46,7 puntos, pero aún no ha vuelto a la normalidad. Todo ello ha sido posible gracias al levantamiento paulatino de las medidas que se impusieron para contener el coronavirus.

En marzo, el índice de gestores de compras del sector manufacturero se posicionó en 50,1 puntos, frente a los 40,3 del mes de febrero. Todo indica una leve expansión del sector fabril, mientras que el sector servicios se mantuvo en contracción con 43 puntos cuando en febrero obtuvo 26,5 puntos. Servicios y consumo suponen actualmente más de la mitad del PIB de China.

El hecho de que el coronavirus se haya convertido en una epidemia afectando a Irán, España o Corea del Sur, provoca que la economía del gigante asiático pueda recuperarse, pero no crecerá la demanda de las exportaciones debido a que sus mayores socios comerciales continúan infectados y con severas medidas de contención.

IV

China afirma que construirá más centrales de carbón

Recientemente, China anunció la construcción de nuevas centrales de carbón en un plan de estímulo económico de 50 billones de yuanes (alrededor de 6.500 millones de euros). Se espera que gracias a ellas, ayuden al crecimiento del PIB de las regiones, pero no serán las únicas inversiones que se realicen. China confirmó que en el plan de estímulo de la economía para superar el coronavirus  se combinarán las inversiones en tecnologías como el 5G, la Inteligencia Artificial o el Internet de las cosas junto a la construcción de carreteras, e infraestructuras