Late Payment of Commercial Debts (Interest) Act 1998

Más del autor
Comparte este artículo en RRSS
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
I

Introducción

La Ley sobre Pagos Atrasados de Deudas Comerciales (Intereses) de 1998[1], junto con el Reglamento de pagos atrasados de deudas comerciales de 2002 y el Reglamento de pagos atrasados de deudas comerciales de 2013 conforman la regulación de morosidad inglesa. Con todo ello, el Reino Unido demuestra ser un paradigma al ser de los primeros Estados de la Unión Europea en promover la cultura del pronto pago.



[1] Late Payment of Commercial Debts (Interest) Act 1998.

II

Objetivo de la norma

Son dos los objetivos de esta Ley, por un lado, se pretende la protección de las pequeñas empresas en su interacción con empresas de mayor volumen y por otro lado, la regulación de las deudas surgidas bajo los contratos comerciales relativos al suministro de bienes y servicios y aquellos con propósitos relacionados. 

III

Deudas comerciales. Criterios

En concreto, esta normativa se aplica a las deudas comerciales que cumplan con los siguientes criterios: 1) que surjan a partir de una relación de suministro de bienes y servicios; 2) que el deudor haya transaccionado con fines comerciales; 3) que no se trate de un contrato de crédito al consumo puesto que las deudas personales no están cubiertas por esta norma y 4) que el contrato no contenga ninguna cláusula relativa a los intereses sobre las facturas vencidas o cualquier otra medida de regulación en caso de impago. Con este último criterio se entiende que si se han aceptado condiciones entre las partes sobre impago (o pago tardío) al margen de de la ley, es posible que no se pueda reclamar una indemnización; siempre que estas disposiciones estén vigentes y no sean manifiestamente injustas para el proveedor o el deudor. Por consiguiente, lo establecido en el contrato se utilizará como base para la regulación de las deudas, los intereses de demora y cualquier otra compensación en la que se pueda incurrir. No obstante, si los criterios pactados se consideran desproporcionados con el proveedor, será posible reclamar una compensación fuera del acuerdo contractual.

[1]
Late Payment of Commercial Debts (Interest) Act 1998.
IV

Aplicación de la normativa

Esta normativa se aplica cuando hay un retraso en el pago de deudas comerciales. El plazo varía en función del tipo de partes que conforman la transacción. Éste será de 30 días para acuerdos con autoridades públicas y 60 días en caso de transacciones comerciales. Tras estos períodos las deudas serán consideradas como pagos atrasados. En caso no que no se haya pactado expresamente, la normativa señala que el pago deviene en pago atrasado 1) después de 30 días desde que el deudor recibe la factura y 2) después de 30 días desde que se entreguen los bienes o presten los servicios.

V

Interés aplicable

El interés legal es del 8% más el tipo base que establezca el Banco de Inglaterra. Comienza a devengarse desde el momento establecido por la ley, es decir, 30 días para entidades públicas y 60 para las transacciones comerciales, a menos de que se establezca de otra forma por contrato.

 En el art. 5.A) de la Late Payment of Commercial Debts (Interest) Act 1998 relativo a la compensación por demora en el pago se establece que el acreedor tendrá derecho a obtener del deudor un una suma fija (además de los intereses legales de la deuda) la cual se determinará en función del volumen de la deuda siguiendo los siguientes parámetros:

(a.) para una deuda inferior a (<) 1000 £, la suma de 40 £.

(b.) para una deuda de (≥) 1000 £ o más, pero menor de (<) 10,000 £, la suma de 70 £;

(c.) para una deuda de (≥) 10,000 £ o más, la suma de 100 £.

Además, los proveedores tienen la posibilidad de exigir una compensación por los costes razonables que suponga la recuperación de la deuda contraída.

VI

Conclusiones

Con este tipo de regulación se pretende procurar las relaciones entre empresas grandes y pequeñas de forma que no suponga una situación de desequilibrio en la economía de ambas partes. Asimismo, se pretende evitar que la morosidad, convirtiendo el pago en plazo la norma y descartando y siendo inaceptable el pago tardío en el ámbito empresarial. 

Links de referencia