Las pymes innovadoras en Italia

Un necesario impulso al crecimiento económico

Más del autor
Comparte este artículo en RRSS
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Como continuación de la línea temática de nuestros anteriores artículos
sobre el derecho societario italiano, en los que tratamos los tipos de sociedad
limitadas en el país transalpino y la Startup innovadora italiana, esta vez
dedicamos nuestra atención a las Pymes italianas.

Las pequeñas y medianas empresas son la espina dorsal de la economía de
cualquier país. En particular, en Italia, según las estadísticas más recientes, hay
140.362 Pymes. Entre estas, 115.773 son pequeñas empresas y 24.859 son
medianas. Todas juntas han llegado a tener una facturación total de 871.000
millones de euros, aproximadamente.

No hacen falta más datos para entender las razones por las que, como
veremos en este artículo, el legislador italiano ha ido implementando medidas que
suponen un incentivo a la constitución de estos tipos de empresas.

Antes de adentrarnos en este tema, cabe señalar que las Pymes, según la
normativa europea (Recomendación 2003/361/CE), son aquellas empresas que
cumplen los siguientes criterios:

– emplean a menos de 250 personas;
– su volumen de negocio anual no excede de 50 millones de euros o su
balance general anual no excede de 43 millones de euros.

El legislador italiano, a raíz del notorio éxito de la regulación de las Start up
innovadoras (que ya analizamos en nuestro precedente artículo), ha introducido
otra nueva tipología de empresas: las llamadas Pymes innovadoras.
Precisamente, con el Decreto-Ley 3/2015, convertido en ley con la Ley 33/2015
(“Investment Compact”) ha reconocido a las Pymes innovadoras una parte de los
beneficios fiscales y facilidades administrativas con los que cuentan las Start
up innovadoras, es decir, a todas aquellas pequeñas y medianas empresas que
desarrollan su actividad económica en el sector de la innovación tecnológica, sin
importar su fecha de constitución, objeto social o nivel de desarrollo económico
alcanzado.

Ahora, pasemos a analizar qué son las Pymes innovadoras y cómo se
regulan por la normativa legal.

I

Requisitos necesarios

– Deben revestir la forma de sociedad de capitales;
– La sede principal de sus negocios o intereses debe hallarse en Italia o en
un país de la Unión Europea, en cuyo caso debe contar con una sede
productiva o filial en Italia;
– No pueden cotizar en Bolsa;
– Deben contar con el certificado de aprobación de sus últimas cuentas
anuales;
– Deben cumplir con por lo menos dos de los siguientes requisitos:

Dedicar a I+D+i (investigación, desarrollo e innovación) una cuantía no
inferior al 3% del mayor valor entre facturación y costes de producción;

1/5 del personal empleado debe ser altamente cualificado;

Poseer un título de propiedad industrial debidamente registrado.

II

Beneficios y ventajas

Entre los beneficios atribuidos a las Pymes innovadoras, destacan:

– Normativa societaria de aplicación flexible;
Acceso simplificado al “Fondo garantía Pymes”, un instrumento de financiamiento público introducido por la Ley 662/96 y efectivo desde el 2000;
Exoneración de impuestos de timbre y de pago de cuotas del Registro Mercantil;
Incentivos fiscales para los inversores;
Créditos fiscales por la asunción de personal cualificado;
– Posibilidad de captación de capital por medio de campañas de equity crowdfunding en sitios Web autorizados.

III

Procedimiento

Las Pymes que quieran gozar de esta ventajosa disciplina deben inscribirse en una sección especial del Registro Mercantil.

La solicitud de inscripción tiene que presentarse telemáticamente y debe adjuntarse a la misma el “modelo de declaración de posesión de los requisitos de Pyme innovadora”.

IV

Conclusiones

De los datos analizados se desprende claramente que la introducción de las Pymes innovadoras constituye un paso hacia adelante en el proceso de desarrollo del tejido innovador empresarial italiano, que tuvo inicio con el decreto –ley 179/2012 sobre las Start up innovadoras. Al implantar medidas favorables a las empresas que se dedican al sector de la innovación tecnológica, el legislador italiano pretende impulsar un nuevo espíritu “emprendedor”, que va arrojando resultados muy positivos.

Tanto es así que en la introducción al “Annual report to Parliament on the implementation and impact of legislation in support of innovative startups and SMEs” del 30 de junio de 2017, el entonces Ministro de Desarrollo Económico Italiano, Carlo Calenda confirmaba que, desde su implantación, las Start up y Pymes innovadoras han crecido de modo sostenido, habiéndose duplicado su número en los últimos dos años. Sin embargo, al mismo tiempo el Ministro reconocía que Italia está aún lejos de igualar a otros países europeos que prestan una atención diferenciada a las empresas de este sector económico.

La creación de este tipo de empresas dedicadas a la innovación requiere un asesoramiento legal especializado tanto para el momento de su constitución como para las diferentes etapas de su desarrollo, de modo que se pueda garantizar un crecimiento continuo en el respeto del cumplimiento de la normativa vigente, a la vez que se acogen a los múltiples beneficios e incentivos fiscales y societarios previstos para las Pymes innovadoras.