La Unión Europea impone a Google una tercera multa antimonopolio de 1.490 millones de euros

Más del autor
Comparte este artículo en RRSS
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Nuevo golpe para Google. La Comisión Europea anunció el 20 de marzo de 2019 una nueva multa a Google por valor de 1.490 millones de euros en la que se le acusa de llevar a cabo prácticas abusivas con su servicio de publicidad online AdSense durante 10 años (2006–2016). Concretamente, Google ha sido sancionado por “restringir artificialmente la posibilidad de que otras páginas web puedan desplegar publicidad de competidores en Google” (véase el comunicado de prensa emitido por la Comisión Europea).

I

Multa por bloquear anuncios de la competencia

Según la Comisión Europea, Google ha hecho uso de su posición dominante imponiendo cláusulas restrictivas en contratos con terceros, en los que prohibía a las páginas web colocar anuncios de búsqueda de sus competidores (por ejemplo, de Microsoft o Yahoo). De esta manera, estableció un listado de requisitos en diferentes períodos de tiempo: visualización preferente de un número de anuncios de búsqueda de Google, derecho a autorizar anuncios pertenecientes a la competencia o exclusividad.

“Esto es ilegal bajo las normas antimonopolio de la UE” ha afirmado Margrethe Vestager, la comisaria de Competencia en la Comisión Europea. Efectivamente, el art. 102 del Tratado de Funcionamiento de la Unión Europea y el artículo 54 del Acuerdo sobre el Espacio Económico Europeo prohíben las prácticas abusivas de una posición dominante.

Esta nueva multa representa hasta el 1,29% del volumen de negocio de Google en el año 2018. Se trata de un cálculo que la Unión Europea ha hecho sobre la base del valor de los ingresos de Googleque proceden de la intermediación publicitaria. Aun así, se trata de una cifra inferior al máximo del 10% de la última facturación global, que en el caso de Google habría supuesto hasta 11.400 millones de euros.

Se trata de la tercera multa de la Unión Europea hacia Google, puesto que anteriormente ya había sido sancionado con dos más. La primera de ellas constaba de 2.420 millones de euros por su posición dominante como Shopping y la segunda fue de una cantidad mayor: 4.340 millones de euros. En este último caso, se debió a que utilizaron Android como vehículo para así consolidar su dominio en las búsquedas.

II

Tres sanciones de casi 8.300 millones en total

En 2018, Google pagó más dinero en multas a la Unión Europea que en impuestos a nivel mundial. Con esta tercera multa, la cifra total de multas asciende hasta 8.300 millones de euros. Por su parte, Google asegura que AdSense es únicamente un parte pequeña de los ingresos publicitarios. Sin embargo, tal y como indica el comunicado de la Comisión Europea, la compañía tuvo una cuota de mercado superior al 70% entre los años 2006 y 2016. Una cuota que en el caso del buscador supera el 90% en varios mercados e imposibilita a sus competidores, vender su publicidad en los resultados de búsqueda de Google.

III

Conclusiones

La sanción impuesta a Google, requiere que, como mínimo, cese sus prácticas ilegales, en la medida que aún no lo haya hecho, y se abstenga de tomar cualquier otra medida que persiga el mismo fin. A pesar de ello, la empresa podrá recurrir la sentenciaante la Justicia Europea. Por su parte, Kent Walker, SVP de Global Affairs, ha emitido el siguiente comunicado oficial por parte de Google:

“Siempre hemos estado de acuerdo en que los mercados sanos y competitivos son algo que nos interesa a todos. Hemos hecho gran cantidad de cambios en nuestros productos para cumplir con las preocupaciones de la Comisión Europea. En los próximos meses, llevaremos a cabo nuevas actualizaciones para dar mayor visibilidad a nuestros competidores en Europa”, al tiempo que abrió la puerta a nuevas modificaciones en los próximos meses.

Las multas impuestas por este tipo de infracciones se abonan al presupuesto general de la UE. Estas cantidades de dinero no están destinadas a gastos concretos pero disminuyen las contribuciones al presupuesto de los Estados Parte al año siguiente. Por tanto, ayudan al financiamiento de la UE y reducen la carga a los contribuyentes.