La UE reconoce que la tecnología china puede suponer un riesgo para el 5G

Más del autor
Comparte este artículo en RRSS
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
I

Introducción

El 5G, la nueva red de navegación que es hasta cien veces más rápida que el 4G, ha llegado para convertirse en toda una revolución en las comunicaciones. Se debe impulsar esta nueva red, pero hay que garantizar tanto la seguridad como la privacidad de los ciudadanos. La Unión Europea publicó en un informe que algunos proveedores tecnológicos de terceros países pueden convertirse en una amenaza para la seguridad de las futuras redes móviles 5G en el continente europeo. Si bien es cierto que la UE no señala a Huawei, reconoce que hacer uso de la tecnología china supone un gran riesgo.

II

Comunicado de prensa de la Comisión Europea y de la presidencia finlandesa del Consejo de la UE

Los Estados miembros, con el apoyo de la Comisión y de la Agencia de la Unión Europea para la Ciberseguridad, publicaron el pasado 9 de octubre de 2019 un informe relativo a la evaluación coordinada de riesgos realizada por la UE sobre ciberseguridad de las redes 5G. Consiste en una medida que forma parte de la aplicación de la Recomendación de la Comisión Europea que se adoptó en marzo de 2019 para garantizar un alto nivel de ciberseguridad de las redes 5G en la Unión Europea.

La realidad es que las redes 5G serán la base de las economías y sociedades actuales. Todo ello se explica porque estas redes de navegación afectan a una gran cantidad de objetos y sistemas en sectores como el transporte, la sanidad o la banca. Por ese motivo, resulta fundamental garantizar la seguridad y resistencia de las redes 5G.

El informe hace referencia a los resultados de las evaluaciones nacionales de riesgos en materia de ciberseguridad realizadas por los Estados miembros de la UE. En este informe se especifican los distintos riesgos y amenazas, junto a los activos más delicados y algunos riesgos estratégicos.

III

Principales ideas de la evaluación coordinada de riesgos realizada por la UE

El informe define diferentes retos relacionados con la seguridad que pueden acentuarse en las redes de navegación 5G y están relacionados con lo siguiente:

  1. Innovaciones básicas en la tecnología 5G y el gran número de programas informáticos y servicios que permiten las 5G.
  2. La función de los proveedores a la hora de constituir y explotar las redes 5G, así como el grado de dependencia respecto a cada proveedor.

Por otro lado, está previsto que el despliegue de las redes de navegación 5G tenga distintos efectos. Por un lado, el aumento de la exposición a ataques y puntos de entrada útiles para los atacantes. En este sentido, las redes 5G y su base informática, permiten que los riesgos en torno a defectos de seguridad sean mayores.

Además de ello, también es importante hacer mención a la arquitectura de las redes de navegación 5G y sus distintas funcionalidades, ya que algunos de los equipos y funciones de red son bastante delicados.

Una mayor exposición a los riesgos que están vinculados en torno a la dependencia de los operadores de redes móviles respectos  loa proveedores será factible para que exista un incremento del número de vías de ataque que podrían ser explotadas por agentes de riesgo y a su vez, incrementará la gravedad del efecto que tengan estos ataques.

Otro de los efectos es el aumento de los riesgos derivados de las principales dependencias respecto a los proveedores. La dependencia a un único proveedor incrementa la exposición a una posible interrupción del suministro.

Un último efecto, tiene que ver con las amenazas a la disponibilidad e integridad de las redes, puesto que se convertirán en graves preocupaciones a la hora de hablar de seguridad. Está previsto que las redes 5G sean la base de algunas aplicaciones informáticas fundamentales. Por este motivo, tal y como recogíamos anteriormente, la disponibilidad e integridad de las redes serán problemas graves de seguridad y un reto crucial de seguridad desde el punto de vista de la UE.

IV

Próximas etapas

El 31 de diciembre de 2019, el Grupo de Cooperación deberá acordar una serie de medidas paliativas para poder hacer frente a los riesgos en ciberseguridad que han sido detectados tanto a escala nacional como de la Unión. Por otro lado, el 1 de octubre de 2020, los Estados miembros, en cooperación con la Comisión Europea, tendrán que evaluar los efectos de la recomendación para así determinar si es conveniente adoptar nuevas medidas. La evaluación deberá tener en cuenta el resultado de la evaluación europea coordinada de riesgos así como la eficacia de las medidas.

Síguenos en

Linkedin

Síguenos en

Linkedin

¿Quieres estar al día de las últimas noticias del derecho internacional privado? Síguenos en Linkedin.