El futuro del ‘Made In China’ 2025

El viaje chino de 30 años hacia el liderazgo mundial

Más del autor
Comparte este artículo en RRSS
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
I

Introducción

Es inevitable pensar en China como el fabricante de un inmenso número de productos de todo tipo. El clásico ‘Made in China’ es posible visualizarlo en toda clase de productos de uso diario, del hogar y no solo, ya que también está en artículos de moda y deportivos, aparatos y dispositivos electrónicos y tecnológicos, maquinaria industrial, etc.

China se sitúa como segunda potencia económica mundial después de Estados Unidos, aunque superándolos en paridad de poder de compra (PPC) (25,313 billones de dólares frente a 20,513 billones, en el año 2018); y así proyectan que seguirá siendo, los estudios del Fondo Monetario Internacional (FMI).

II

La estrategia y sus objetivos

En su estrategia de continuar impulsando y generando riqueza, el gobierno Chino ha considerado necesario implementar una política industrial que pudiera mejorar la visión exterior del mercado chino y aumentar su tamaño y la calidad del mismo. En su camino hacia el liderazgo tecnológico e innovador, el gobierno Chino planteó el programa llamado ‘MADE IN CHINA’, basado en un plan de desarrollo de 30 años de duración. La base fundamental del programa consiste en tres fases fijadas para tres años diferentes, y con objetivos para cada fase: 2025, 2035 y 2045.

El objetivo principal del programa global, es lograr ascender en la cadena de valor, y ‘limpiar’ o responder a la imagen creada sobre el país en cuanto a su empeoramiento de la productividad, su desaceleración del crecimiento económico y la disminución de su mano de obra. El programa se centra en cinco objetivos fundamentales.

En primer lugar, busca priorizar el desarrollo de la capacidad de innovación, para convertirse en un referente en el sector. También, quiere centrar sus esfuerzos en mejorar la calidad de los productos para revalorizar su imagen mundialmente. En el cumplimiento de sus objetivos, ha incluido lasostenibilidad a la hora de producir, apostando poruna economía más sostenible. Asimismo, incluye entre sus propósitos, la optimización de la estructura industrial del país. Y finalmente, para hacer todo lo anterior posible y que pueda seguir desarrollándose el programa, pretende promover la formación de talento.

III

Las fases hasta alcanzar la cumbre

Todo apunta a que el programa está destinado a funcionar a pesar del largo camino que debe recorrer para lograr su objetivo. Definitivamente, impulsar la base industrial del país, que actualmente es concebida como un punto débil en cuanto a su calidad, está entre las prioridades del gobierno Chino. Convertirse en un líder mundial, por delante de Alemania, Estados Unidos o Japón, requiere de un esfuerzo que se debe ver reflejado en los resultados que se vayan dando en cada una de sus fases. Sin olvidar las regiones más pobres como son Qinghai, Sinkiang o Tíbet, donde también se busca fomentarel desarrollo industrial.

El primero de los hitos está fijadpara 2025, prioriza la reducción de las diferencias con otros países industrializados como los ya mencionadosy empezar a escalar posiciones en la lista de potencias manufactureras globales. Ello también porque se ha hecho necesario contrarrestar la tendencia a la baja del PIB en los últimos años, reflejada en sus los resultados económicos de 2018, que fue de 6,3%.

En la segunda fase,para 2035, se busca fortalecer la posición del gigante asiático en el mercado, situándose en un nivel medio en la manufacturación mundial. Para finalmente, en 2045, alcanzar el último hito y escalar ala cima para serreconocido como el líder mundial.

El programa, comparable al programa Germany ‘Industry 4.0’, persigue mejorar la calidad y eficacia de la producción y está destinado a aplicarse en 10 sectores clave del país,entre los que se encuentran: el equipamiento eléctrico; la tecnología de la información; la maquinaria agrícola; el equipamiento aeroespacial, ferroviario y marítimo; ahorro energético; y vehículos de nuevas energías; herramientas de control numérico y robótica; y equipamiento médico.. Aunque supone un programa a mediano-largo plazo, se trata de incentivos para la industrialización firmemente apoyados por el gobierno central ylos gobiernos regionales, mediante ayudas a los fabricantes locales impulsando así sus planes de desarrollo y expansión para conseguir también un mercado industrial pionero.

El mecanismo consiste en la aplicación de nuevos estándares de automatización, empleando elementos digitales y tecnológicos inteligentes que permitan los resultadosnecesarios para convertirse en la potencia dominante mundial de la tecnología. China ha sabido evolucionar hasta convertirse en una de las más poderosas potencias económicas y ahora busca afianzarse como referente tecnológico mundial por encima de los demás países, y así lo defiende su Primer Ministro Li Keqiang:

El crecimiento ha de converger de una era de velocidad a una era de calidad.

IV

Conclusiones

China se esfuerza en mantenerse posicionado a la cima de las potencias económicas mundiales a nivel mundial y que no quiere quedarserezagada en la cuarta revolución industrial. Mediante programas como ‘MADE IN CHINA 2025’ o ONE BELT ONE ROAD, China sigue apostando por la constante renovación industrial y tecnológica de su economía.

En Lleytons somos expertos en el comercio internacional y ayudamos a nuestros clientes asistiéndoles y proporcionando el apoyo que necesiten aplicando nuestros conocimientos sobre el sector. Además, somos conocedores de las leyes chinas y normativas específicas industriales, asistiendo a nuestros clientes en sus relaciones comerciales y controversias en este país.

Síguenos en

Linkedin

Síguenos en

Linkedin

¿Quieres estar al día de las últimas noticias del derecho internacional privado? Síguenos en Linkedin.