China comienza los ensayos clínicos de una vacuna contra el coronavirus

Más del autor
Comparte este artículo en RRSS
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
I

Introducción

El coronavirus continúa siendo un tema de actualidad. Mientras distintos países están realizando grandes trabajos para encontrar la manera en que hacer frente al virus, China ha probado una vacuna contra el COVID-19 con 108 personas. Los voluntarios recibieron las inyecciones el pasado día 20 de marzo y serán acompañados durante seis meses divididos en tres grupos. Respecto a las edades de la muestra, se hallan entre los 18 y los 60 años y todos son procedentes de Wuhan, lugar donde el coronavirus se expandió a finales del mes de diciembre de 2019.

II

China persiste en hallar la vacuna contra el coronavirus

La aprobación de estos ensayos por parte de los funcionarios de salud en personas se produjo el día 17 de marzo. Se trata de una fecha que coincide con el día en que las autoridades sanitarias de EE.UU. anunciaron la primera vacuna contra el COVID-19 en Seattle con la participación de 45 personas voluntarias.

Además de China y EE.UU., Alemania también se ha sumado a la carrera científica contra el coronavirus. El pasado 22 de marzo, la vacuna de China contra el COVID-19 demostró su éxito con monos. Para ello, inyectaron su vacuna a los monos infectados y observaron cómo sus órganos se habían recuperado. Rusia también ha confirmado sus pruebas con animales y los resultados se darán a conocer en junio.

Por su parte, las empresas farmacéuticas multinacionales han comunicado su compromiso por desarrollar una vacuna eficaz en cualquier lugar del mundo en un tiempo que será de 12 a 18 meses mínimo.

III

China reabre sus escuelas tras la crisis sanitaria

Tras haber cerrado todos los centros educativos durante la crisis del coronavirus, China ha celebrado la reapertura de las escuelas. El Gobierno chino anunció que habían alcanzado el pico del brote y que se había terminado, ya que las cifras de nuevos casos continúan disminuyendo. 

En caso de que la temperatura sea normal y porten documentación que demuestre que están sanos, los estudiantes tendrán la posibilidad de volver. De cara a evitar la infección, han implementado medidas como segmentar a los estudiantes en clases de 30 alumnos  cada una con asientos escalonados y tomándoles la temperatura hasta 3 veces al día.

IV

China se recupera del coronavirus mientras el patógeno asola Europa

La Comisión Nacional de Sanidad del gigante asiático anunció el pasado 23 de marzo que el número de fallecidos por el coronavirus fue de 9 personas. Este dato evidencia que se produjo en China el quinto día consecutivo en que la estadística no superó los dos dígitos. Además, todos los casos se produjeron en Wuhan, que tiene alrededor de 11 millones de habitantes.

Por otro lado, las buenas noticias continúan en China, ya que volvió a celebrar que ninguna persona fue diagnosticada a nivel local, mientras que los casos importados fue de 39 personas. Dichos casos se localizaron en Shanghái, Cantón, Gansú o Chongqing, entre otras. De este modo, encontramos que de los 81.093 casos diagnosticados por SARS-CoV-2, hasta 72.703 personas recibieron el alta y 10.701 siguen en observación.

Por contra, Europa sigue sin dar buenas noticias respecto a las cifras de contagiados y muertos, especialmente en España e Italia. España cuenta con más de 49.000 contagios y más de 3.400 muertos. Por otro lado, más de 5.300 personas han sido dadas de alta. En cuanto a Italia, están cerca de los 75.000 casos y ha superado la cifra de los 7.500 casos.

El equipo médico de China que frenó al coronavirus recomendó endurecer aún más la cuarentena en Italia. Consideran que las personas no se están tomando en serio la crisis sanitaria y exigen un mayor rigor y medidas más estrictas. Todo ello para detectar de manera más fácil los casos positivos y poder tratar a los pacientes con las medidas necesarias para reducir las infecciones.

Además, afirmaron que las actividades económicas debían paralizarse y que los ciudadanos debían quedarse en casa. Se asombraron al ver tanta gente en las calles de Milán, utilizando el transporte público y sin portar mascarillas.