China aceleró la construcción de grandes infraestructuras en 2019 con una inversión de 134.000 millones de euros

Más del autor
Comparte este artículo en RRSS
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
I

Antecedentes

A mediados del año 2019, empezó el período de aceleración integral de la construcción de infraestructuras de China. La Comisión Nacional de Desarrollo y Reforma, el máximo planificador económico de China, aprobó en julio de 2019 más de 30 proyectos de infraestructura con una inversión que alcanzaba más de 850.000 millones de yuanes, que traducido en dólares ascendía a 123.910 millones. Este capital se destinó a ferrocarriles urbanos, la expansión de aeropuertos y minas de carbón.

En octubre de 2018, tuvo lugar la inauguración del puente más largo sobre el mar que conectaba las ex colonias de Hong Kong y Macao con Zhuhai. Un año más tarde, sobre las mismas fechas, se abrieron las puertas del segundo aeropuerto de la ciudad de Pekín, que se convierte en la terminal más grande del mundo.

II

La viabilidad económica del aeropuerto de Daxing está asegurada

Las infraestructuras anteriormente mencionadas, cuentan con nuevas tecnologías e innovación en su diseño. Un ejemplo de ello es el aeropuerto de Daxing, que recibe diariamente una gran cantidad de vuelos junto a un número importante de pasajeros. Más de 700.000 metros cuadrados lo convierten en un aeropuerto espectacular no solo por la operatividad con la que cuenta, sino también por el atractivo turístico que supone. 

Gracias a él, se consigue dar un respiro al de Pekín-capital y, en caso de que las previsiones se cumplan, en el año 2021 alrededor de 45 millones de personas habrán recorrido este edificio que ha supuesto un coste de alrededor de 10.000 millones de euros, por lo que su viabilidad económica está asegurada.

Por otra parte, encontramos que los seis carriles para el tráfico del puente Hong Kong-Zhuhai-Macao son excesivos. El puente sobre el mar más largo del mundo, que se extiende a lo largo de hasta 55 kilómetros y con un coste de 20.000 millones de dólares, no está obteniendo los resultados esperados. Si bien se espera que la cifra de vehículos que transiten por él se encuentren próximos a los 9.000, lo cierto es que el día que más tráfico ha habido se han alcanzado alrededor de 4.800, un poco más de la mitad.

Cabe recordar que la construcción de este puente no estuvo exenta de problemas, retrasos y tensiones políticas. Para él, se emplearon 400.000 toneladas de acero, se convirtió en un proyecto de ingeniería a prueba de tifones. A día de hoy, la realidad es que su utilización no cubre los gastos de mantenimiento de este puente.

III

La ejecución de ciertos proyectos tiene justificación política

La construcción de algunas infraestructuras no se realiza por objetivos meramente económicos. En este sentido, encontramos otros proyectos que se han llevado a cabo para suplir algunos objetivos de índole política. Un ejemplo de ello, es la línea de alta velocidad que conecta la capital de la región noroccidental de Xinjiang con la de Gansu.

Dichas ciudades se encuentran separadas por más de 1.700 kilómetros de llanuras con temperaturas excesivas y su unión, supuso un gasto de cerca de 18.000 millones de euros. Si se toma como referencia el precio del billete, así como la ocupación de los trenes, nos encontramos ante un proyecto que no será rentable económicamente.

Sin embargo, el territorio poblado por los uigures, es un objetivo geoestratégico para Pekín, por lo que la justificación para llevarlo a cabo está asegurada. De este modo, se cumplían los objetivos de promover la unidad étnica, el desarrollo económico y la estabilidad en el nivel nacional, además de convertirse en símbolo de poder de China. 

Síguenos en

Linkedin

Síguenos en

Linkedin

¿Quieres estar al día de las últimas noticias del derecho internacional privado? Síguenos en Linkedin.